La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Derecho Administrativo y ContenciosoDerecho Administrativo y Contencioso

El despacho tramita toda clase de Procedimientos en la previa vía Administrativa ante la respectiva Administración General o Autonómica del Estado, en todas las materias y principalmente en materia sancionadora.


Una vez agotada la vía Administrativa si ello es preceptivo, representamos y defendemos a nuestro cliente en la Justicia Contencioso-Administrativa donde un Juez valorará si la actuación de la Administración demandada ha sido justa y acorde a la ley y si la reclamación de nuestro cliente está fundamentada.


La eficaz gestión de la vía Administrativa previa es fundamental para el buen fin de una reclamación ante un Juzgado Contencioso-Administrativo ya que será esta la prueba documental que - entre otras - hacemos valer ante el Juez especializado en esta materia.


Generalmente y cuando ello es legalmente posible, solicitamos al Juzgado la Suspensión del Acto Administrativo que es objeto de impugnación.


Interponemos y tramitamos los Recursos propios de la Jurisdicción Contenciosa, tales como el de Apelación.

Generalmente y en beneficio del cliente, el mismo es representado por Procurador de los Tribunales evitándose así el envío por parte del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de las resoluciones que dicte a su domicilio.

Por otra parte, la intervención de Procurador agiliza siempre cualesquiera procedimientos ya que no sólo recibe y envía al Abogado por vía telemática en el mismo día la correspondiente resolución judicial, sino que acude al Juzgado y a fin de advertir al mismo de cualquier error, aportar documentación, etc.


Si es aconsejable y necesario, acudimos a la interposición de un Recurso de Amparo ante el Tribunal Constitucional en defensa de los intereses que nos encomienda nuestro cliente si puede considerarse que bien en la vía Administrativa y/o en la posterior vía Judicial han resultado violados sus Derechos Fundamentales recogidos en la Constitución Española.

Esto último no es tan infrecuente como puede pensarse sino que - bien al contrario - y sobre todo en la vía Administrativa no es extraño que la misma Administración en alguna de sus actuaciones viole algún Derecho Fundamental tales como el Derecho de Defensa, la Libertad de Expresión o cualesquiera otros.